• Alfonso

Dinero de tontos




Las palabras cuando son bien utilizadas tienen significados relevantes y transmiten conocimiento e información. Por contrario, tomar las palabras sin contexto o definición propia y objetiva terminan confundiendo y siendo instrumento para manipulación.


Por ejemplo, ¿cuántos regímenes y dictadores han oprimido a millones de personas bajo la premisa de "justicia social" o el "pueblo primero"? Son una combinación de palabras que transmiten una idea pero que son prácticamente imposible de refutar porque no tienen una definición clara.


¿Qué es la justicia? ¿Qué es el pueblo? Existe una sensación de que tener ingresos distintos es algo injusto, sin importar el cómo o cuándo ese diferencial de ingresos se formó. Y si eso es injusto socialmente hablando entonces ya no estamos hablando de justicia, sino de igualdad o pobreza.


La manera en que los políticos utilizan estos términos llevan implícito que las condiciones pueden ser alteradas de tal manera que es deseable que el conjunto de instituciones (gobierno) que en esta vaguedad definen "sociedad" en su conjunto sea más poderosa y omnipresente por tanto, más opresora.


Al final, utilizar estas palabras sin objetividad sirven para darle más poder a los políticos y menos a los individuos. Es dinero de tontos.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo