• Alfonso

La cigarra y la hormiga 2.0


Había una vez un campo en el que habitaban una cigarra y algunas hormigas. Las hormigas trabajaban todo el verano juntando comida para el invierno y la cigarra simplemente cantaba y reía. Se burlaba de las hormigas.


"¿Para qué trabajas tanto? Te pierdes el punto de la vida que es vivirla".


Un día lluvioso y algo frío la cigarra le pidió de comer a una hormiga. La hormiga se negó. "Lo siento, estoy trabajando muy duro para el invierno. Tú tienes la capacidad de hacer lo mismo".


La cigarra se ofendió. Le dijo que cómo se atrevía a insultar su estilo de vida. La acusó de egoísta y de no entender las necesidades de los demás. Algunas de las hormigas escuchaban de cerca a la cigarra y hasta asentían en que algo tenía que hacerse para combatir la desigualdad.


Algunas hormigas coincidieron en que había que combatir la "injusticia social" y crearon impuestos y refugios para las cigarras. Algunas cigarras de campos aledaños se mudaron para beneficiarse de estos 'derechos'. Se creó un gobierno y se eligió a la cigarra como presidente.


Algunas hormigas más jóvenes comenzaron a envidiar ese estilo de vida y no vieron la necesidad de trabajar, de ahorrar, de invertir. En los refugios ya habitaban innumerables cigarras y hormigas también.


Las pocas hormigas que trabajaban decidieron dejar de hacerlo también pues ellas eran las únicas que pagaban impuestos. Todos estaban felices, cantando canciones y bromeando unos con otros todo el verano. Hasta que un día... llegó el invierno.




9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo