• Alfonso

La falacia del pastel fijo


A los políticos socialistas les encanta presentar el argumento de que la distribución de la riqueza es el problema. Su premisa es que si los ricos reparten su pedazo de pastel a los pobres, estos mejorarán sus condiciones de vida.


El primer punto a considerar no es la distribución sino la contribución. ¿Contribuye lo mismo a su equipo LeBron James que el jugador promedio de la NBA? Obviamente que no. Se trata de uno de los mejores jugadores en la historia del basketball. Su talento, dedicación y ética profesional son muy superiores al promedio.


El segundo punto es la falacia de la tarta fija o pastel fijo. Los socialistas están implícitamente admitiendo que el pastel o tarta no puede crecer, y por tanto, plantean una lucha de clases. Para ellos, el juego es de sacrificio y suma cero. Se alimentan de esa narrativa.


Para que la rebanada del pobre aumente es necesario que se reduzca la del rico. En pocas palabras, la tarta o pastel es fija.


Pero el pastel debe ser creado. No es un resultado fijo. Y sabemos que sí crece en economías libres y capitalistas. En la medida que crece el pastel, cada quien recibirá un pedazo mayor.


Y no es que los libertarios seamos unos desgraciados que no quieren repartir el pastel. Es todo lo contrario. Queremos una repartición e igualdad en los derechos y libertades individuales. En este tipo de igualdad florecen y se recompensan las diferencias. Bienvenidos todos los que son distintos porque tienen mucho que aportar. LeBron es LeBron porque es único. Cada mujer, cada niño, cada individuo es una entidad especial y debemos regocijarnos en ello. La clave está en hacer crecer el pastel.

72 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Wilson