• Alfonso

Las matemáticas y el amor


Ya sabemos que las matemáticas son utilizadas hoy en día en todos lados. Su uso en las ciencias es ya milenario. Pero sabemos poco de su uso en las ciencias 'suaves' y menos su uso en el amor y el sexo.


Algunas ecuaciones de estudios recientes arrojan algunos resultados sorprendentes:

-La durabilidad de un matrimonio es inversamente proporcional al grado de respuesta entre el marido y mujer. Esto es: entre menos respondas a las necesidades de tu pareja, más probable es que la relación perdure. El estudio es capaz de estimar con 97% de efectividad qué parejas estarán juntos en los siguientes cinco años. Contrario a la creencia popular (entre más te importe tu pareja, más probabilidad tienes de tener éxito) las matemáticas nos dicen que lo contrario es cierto: tener altos niveles de exigencia para ti mismo y para tu pareja es lo que probablemente logrará que se quede a tu lado.


-En promedio, los hombres reportan 2-4 veces más sexo que las mujeres. La diferencia radica en los métodos de cuantificación. Mientras los hombres "promediamos", las mujeres "enumeran". Los hombres tendemos a sobreestimar, mientras que las mujeres a subestimar. (Cuando un hombre te diga el número de parejas, divídelo entre 3. El de una mujer multiplícalo por 3)


-Ya existen ecuaciones para estimar los distintos niveles hormonales de las mujeres y hombres, así como predecir cuáles son nuestros "picos" de testosterona.


Seguramente estas matemáticas no sean tan "sexys" para algunos pero lo cierto es que describen el poderoso uso de las matemáticas como herramienta de medición. El reino animal las incorpora sin siquiera saberlo.


Un pez sabe hacia dónde está arriba y abajo. Una manada de animales sabe si una manada rival es mayor y por tanto, si es momento de pelear o correr. Un ratón puede aproximadamente estimar cuántas veces necesita morder una hoja para recibir una recompensa.


Y es que a diferencia del ratón, los humanos tenemos la capacidad lingüística y numérica de medir lo que hacemos. De eso se tratan las matemáticas: de realizar experimentos en los que podamos medir nuestros resultados.


Si no medimos nuestro progreso, cometemos el mismo error que comete el ratón. Sin matemáticas no hay progreso y no hay amor.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Suscríbete a mi lista de distribución

No te pierdas ningún post

© 2019 by Alfonso Ochoa. Proudly created with Wix.com  

  • Grey Twitter Icon