• Alfonso

¿Quién puede repartir las vacunas más eficientemente?




Las vacunas ya están aquí. Son el resultado de la competencia económica en países capitalistas. La competencia e innovación creada por los incentivos de las compañías fueron el motor para encontrar vacunas seguras, probadas y que serán una respuesta para la humanidad.


Ahora viene el problema de la distribución. Por una razón ideología, algunos países están optando por poner la distribución de las vacunas en manos de los gobiernos. Es un error. No tengo la menor duda de que el sector privado motivado por un mercado libre y competitivo es también la mejor respuesta para solucionar el problema de comprar, distribuir y aplicar la vacuna.


Está por supuesto la naturaleza de la salud. Generalmente esta es un bien privado (si me da diarrea a mí, yo soy quien no goza de buena salud) pero existe un interés público de tener ciudadanos sanos que no contagien a los demás. Una persona infectada de un virus puede enfermar a un segmento de la población. Esto significa que existe un interés de todos porque todos obtengamos la vacuna.


Si dejamos a que el mercado solucione este problema, probablemente entraremos en un debate sobre si es justo que el mercado lleve la vacuna a regiones más ricas primero. No tengo la menor duda de que la solución sería eficiente pero es precisamente esta circunstancia una de las pocas que en mi opinión ameritan una intervención del Estado. Mas dicha intervención debe ser sólo para facilitar, no para comprar y distribuir vacunas.


Ese es el error que están cometiendo México y Argentina; la vacuna está en manos del gobierno y nadie más. Si no permiten que los sectores privados participen, ya sabemos lo que viene: desabasto, insuficiencia, desperdicio, discriminación e incompetencia. En resumen: todo lo que significa poner a burócratas y políticos tomar decisiones económicas que el mercado puede hacer mucho mejor.


¿Cuál es la solución? Un sistema de vouchers. El Estado puede repartir vouchers a los ciudadanos de menor ingreso y que sean ellos quienes tomen la decisión de en qué lugar y cuál vacuna obtener. Es una manera eficiente que no permite a burócratas planificar ni tomar decisiones que el libre mercado puede tomar mejor.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Wilson

Apolo